Narcotrafico en Mêxico quiere Gobernar como en Venezuela

Category: Internacionales 0 0

  Los hijos del narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, armaron un ejército de sicarios tan brutales que, hasta el mismo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiembla cada vez que se los mencionan.

Es tan poderoso el nuevo clan de criminales que sucedió al Chapo en el trono por el tráfico de drogas, que el ejército reculó y se vio obligado a liberar a uno de los hijos de El Chapo, Javier Guzmán, “El Chapito”, después de atraparlo en un pueblo de Sinaloa.

Los traficantes están mejor armados que el ejército, cuentan con tropas de mas experiencia en batalla y le advierten a la marina y a la infantería mexicana que ellos no toman prisioneros, los rivales que caen en sus manos son degollados y sus cabezas colocadas en estacas para advertirle al gobierno que los que mandan son ellos.

El mensaje fue tan gráfico y brutal que López Obrador rápidamente ordenó el retiro de la marina y de la policía de los predios del “Chapo” y le concedió la libertad al nuevo líder del grupo criminal, con la excusa de que “tratô de evitar una matanza de inocentes”. La libertad del narcotraficante desatô una oleada de críticas dentro y fuera del país, porque consideran que la medida gubernamental fue una actitud cobarde, de sumisión ante el crimen organizado.

Nicolas Maduro, por cuya cabeza ofrecen 15 millones de dolares y el Chapo Guzman, que estuvo a punto de asaltar el poder en Mexico.

Muchos analistas temen que en México ocurra lo mismo que en Venezuela, que el narcotráfico tomô el poder desde hace unos diez años y ha convertido al ejército y a la policía en una pandilla de criminales a cargo del trasiego de drogas por toda América y Europa.

GUERRA POR EL PODER

Por otra parte, la ausencia de autoridades en Sinaloa, donde el miedo es libre, ha dado origen a una guerra por el poder que se desató el mismo día que El Chapo Guzmán fue enjaulado en Estados Unidos, de donde no saldrá más nunca. Los hijos del capo e Ismael “El Mayo” Zambada, este último heredero del cargo que dejó vacante Loera, se están matando en las calles de la ciudad norteña, en una guerra que tiene como premio el control de toda la droga que exportan Venezuela y Colombia hacia los Estados Unidos.

Según los informes, Jesús Alfredo, Iván Archivaldo y Ovidio Guzmán, conocidos como “Los Chapitos”, se apoyan en un ejército de asesinos salvajes conocidos en Sinaloa como “Los Ninis”.

La pandilla de sicarios está dirigida por Néstor Ernesto Pérez Salas, “El Nini”, y esta envuelto en una lucha brutal con “Los Rusos”, una facción leal a El Mayo.

Robert Almonte, experto en carteles y ex comisario federal de EE. UU., Le dijo a Daily Star Online: “El Nini representa una amenaza porque es muy leal a los Chapitos y trabaja como el ejecutor principal para ellos y es un asesor muy cercano.

“El Nini aparentemente tampoco confía en El Mayo y tampoco creo que los hijos de Chapo confíen en El Mayo.

“A El Nini tampoco le importa el ejecutor principal de El Mayo, un criminal conocido como El Ruso”.

Añadió: “Yo diría que la facción de El Mayo es más vulnerable.

“Creo que los Chapitos tienen la ventaja porque son mucho más jóvenes que El Mayo, que tiene 72 años”.

“Supongo que más miembros del Cartel de Sinaloa se pondrían del lado de los Chapitos … por lealtad al Chapo Guzmán”.

El Mayo es uno de los últimos miembros restantes del cartel original y cree que él es el hombre para llevarlo adelante ahora que El Chapo está fuera de escena.

Loera Fue declarado culpable de 10 cargos, incluido tráfico de drogas y lavado de dinero, por un tribunal federal en Nueva York el año pasado y encarcelado de por vida.

A pesar de su encarcelamiento, el derramamiento de sangre está aumentando y los analistas han visto un incremento en los envíos de drogas a los Estados Unidos y se cree que el aumento se debe al interés de El Mayo Zambada por aumentar sus riquezas para fortalecer su batallón de criminales.

Pero él sigue siendo un fantasma, usando cirugía plástica y disfraces para evadir la captura.

El ex jefe de operaciones de la DEA Jack Riley dijo el año pasado: “Mayo es el narcotraficante más poderoso.

“Incluso creo que hemos subestimado su influencia y poder en el control del mercado de drogas de Estados Unidos”.

El Mayo, un ex trabajador de campo de amapolas, es uno de los criminales más buscados de la DEA con una recompensa de millones en su cabeza.

El multimillonario ha sido cazado por la policía y los agentes de la DEA durante más de 40 años y se mantiene por debajo del radar. Nunca permanece más de un día en el mismo lugar.

Esto está en marcado contraste con El Chapo, cuyo lujoso estilo de vida incluía viajes a Suiza para un tratamiento antienvejecimiento, una casa de playa de Acapulco de ocho miles de dólares y su propio zoológico.

Related Articles

Add Comment