Dinero y un Cirujano la Convirtieron en Modelo

Category: Internacionales 1 0

Una mujer demostró que la voluntad, el dinero y un buen cirujano pueden hacer un milagro de belleza.

Simone Anderson, de Auckland, Nueva Zelanda, reveló que mientras subía de peso su autoestima bajaba con más velocidad y la última vez que se chequeo en la balanza, notó que había llegado a 364 libras, por lo que decidió que cambiaría su existencia de inmediato, aunque en el cambio se le fuera la vida.

Fue así como se propuso bajar de peso para cambiar su figura y subir su autoestima, porque según le reveló a un diario de Londres, su autoestima estaba por el suelo. “Me sentía miserable todas las mañanas cuando me levantaba para ir al trabajo”, declaró.

Simone, que ahora es oradora, autora de un libro y motivadora, dice que el sobrepeso se convirtió en su peor problema y a pesar de que hizo diferentes tipos de dieta, no lograba los resultados que deseaba, por lo que decidió someterse a una cirugía de manga gástrica, que afortunadamente la ayudo, junto con las dietas y un poco de ejercicio, bajar más de la mitad de su peso y convertirse en lo que es hoy, casi una modelo, según le comentó al periodista.

Dice que la cirugía la ayudo a perder mucho peso, pero luego, vino otra etapa de desolación, porque la flacidez de sus carnes y de su piel, se convirtieron en otro motivo de preocupación, por lo que se vio en la necesidad de acudir a un cirujano que se encargó de modelar su nueva figura, de la cual, según comenta, está sumamente orgullosa.

Ahora, la mujer de 29 años escribe sobre su cambio, que incluyó la cirugía de manga gástrica, rellenos faciales, de labios y de busto, así como la corrección de la piel que sobró después de bajar tanto de peso.

Comparando fotos de sí misma antes y después de la pérdida de peso, dijo que solía luchar para caminar por la vereda que conduce a la entrada de su hogar.

“Una caminata de veinte minutos me arruinaba el día”. Asimismo, reveló que la comida rápida era la base de su dieta y la mayoría o el 99 por ciento de las comidas estaban muy procesadas.

Dice que en todo el proceso perdió más de ciento cincuenta libras y admite que ahora hace ejercicios diariamente. “Además ingiero comidas balanceadas y frescas y disfruto viendo lo fuerte y en forma que me pongo todos los días”.

Agregó que nunca se había sentido tan “hermosa” y “confiada”, y añadió que la diferencia entre entonces y ahora es que sabe que “vivirá una vida larga y saludable”.

“La cirugía de manga gástrica me salvó la vida, no creo que estaría viva hoy sin esta cirugía que me cambió la vida”.

“Me dio las herramientas para reinventar mi alimentación y analizar detenidamente mis hábitos de ejercicio.

Simone tuvo que someterse a una cirugía de nueve horas para eliminar el exceso de piel. Se sometió a una abdominoplastia y un levantamiento de senos para remodelar su figura, que ahora luce sensacional, tal como se aprecia en unas fotos que publicó en Instagram.

Related Articles

Add Comment