Regularan Crecimiento de Santo Domingo Este

Category: Noticias 3 0

La comunidad de Santo Domingo Este a través de sus organizaciones vecinales, está trabajando para que se cumplan las reglamentaciones urbanas y evitar el crecimiento caótico de los barrios y urbanizaciones tal como está ocurriendo en regiones como Alma Rosa I y el Ensanche Ozama.
Con este objetivo se llevó a efecto una vista pública, en la que se presentó una propuesta para modificar la resolución número 30-08, mediante la cual se establece un Plan Inductivo que regula el desarrollo urbano en los sectores arriba mencionados y además se crean normativas para la Avenida España, la reglamentación de la Avenida Coronel Fernández Domínguez (antigua autopista de San Isidro) y la ordenanza 01-15; la cual consigna la normativa correspondiente a la avenida Ecológica.
La fuente que trató el tema con nuestro medio, indica que la gestión municipal está contemplada en la Constitución de Republica. Ley 176-07 y Estrategia Nacional de Desarrollo, en virtud de que la misma contribuye a generar o reestablecer la confianza y una mayor vinculación entre la alcaldía y los munícipes, la eficacia y eficiencia de los servicios públicos municipales; la transparencia y a forjar o fortalecer el sentido de pertenencia e identidad, es decir, la participación comunitaria, es el insumo principal para alcanzar y sostener el desarrollo integral en el Municipio Santo Domingo Este.
Recientemente, el Concejo de Regidores del ASDE, anunció la realización de una vista pública a la que convoco a todos los munícipes de Santo Domingo Este y demás interesados en el tema a tratar. En ese encuentro con la comunidad, los Concejales presentaran su iniciativa de resolución , ordenanza, normativa o reglamentación a la Sociedad Civil sobre un asunto de interés municipal y los representantes de esta expondrán su punto de vista, el cual debe ser tomado en cuenta en el informe que la comisión permanente o especial rendirá al Honorable Concejo de Regidores.
La vista tuvo como principio la regulación del desarrollo urbano en las zonas mencionadas y significa un paso de avance en materia de ordenamiento territorial porque se actualizaron las normativas existentes, se establecieron normativas y reglamentos y de una forma u otra, impregnaron en la medida de lo posible cierta disciplina al comercio, la industria y la construcción.
La velocidad del desarrollo urbano que experimenta nuestra demarcación territorial, es directamente proporcional al crecimiento poblacional; de ahí, la inmensa presión a que está sometido el suelo urbano en Santo Domingo Este. Como resultado de ello, en el año 2012,
la administración de la alcaldía apoderó al Concejo de Regidores de un proyecto de ordenanza mediante el cual se pretendía reformular la resolución 30-08 o Plan Indicativo Ensanche Ozama, Alma Rosa I y las normativas de la Av. España.
Es importante señalar que los tres puntos focales de la agenda de esa vista pública son las zonas del municipio que experimentan el proceso de desarrollo urbano más vertiginoso. Esas zonas poseen ventajas comparativas y hasta competitivas con relación a otros lugares de nuestra localidad, del Distrito Nacional y de la Provincia Santo Domingo. Esas ventajas han despertado un desenfrenado interés en los promotores inmobiliarios por esos lugares, los cuales se han convertido en los más codiciados de aquí.
Al parecer, nuestros Honorables Regidores están interesados en encauzar por buen sendero el desarrollo urbano en las zonas citadas, pero no deben anquilosarse ahí; ya que tienen la ardua tarea de ordenar, normar y reglamentar el desarrollo urbano en los barrios populares, en importantes avenidas como la Charles De Gaulle, Las Américas, Juan Pablo Duarte y la Carretera Mella .
Independientemente de la cuassi omnímoda potestad que tienen los Regidores para cambiar la regulación urbanística, deben tener presente que sus actos en esa materia están sujetos al poder de fiscalización del Estado y al control social de la ciudadanía.
Por tanto; deben utilizar el planeamiento urbano como un instrumento fundamental para ordenar y construir de manera racional la ciudad, programar la distribución optima de personas, bienes, equipamientos y servicios sobre el territorio y, para imponer a los agentes privados una disciplina urbanística; minimizando, de ese modo la influencia del urbanismo salvaje en cualquiera de sus manifestaciones.

Related Articles

Add Comment